Jack White – Blunderbuss

Jack White Blunderbuss 2012 – Columbia . . … En La Máquina Preservadora, un cuento de Philip K. Dick publicado en 1969, un científico encuentra la forma de...
Jack-White-Blunderbuss

Jack White

Blunderbuss

2012 – Columbia

[6.5]

.

.


En La Máquina Preservadora, un cuento de Philip K. Dick publicado en 1969, un científico encuentra la forma de preservar obras de música clásica inventando una máquina que transforma las partituras en insectos capaces de defenderse por sí solos. En Jack White parece funcionar una lógica parecida: sus canciones conjugan en un mismo firmamento todos los retazos que cimentan el sueño americano del rock and roll, de década en década. Desde las raíces pantanosas en el Mississippi hasta las bandas de sonido de las películas blaxploitation (cóctel explosivo de drogas, negras hermosas con armas y música funk). Desde el rockabilly que confeccionó a medida las primeras estrellas de la música popular hasta los discos soul de la Motown manufacturados en su Detroit natal.

Teniendo en cuenta el pasado (White Stripes, Raconteurs e incluso Dead Weather), Blunderbuss puede ser visto como una continuación de todo lo que vino haciendo hasta ahora. Pueden cambiar los músicos, pueden cambiar los días, pero la búsqueda está intacta: revivir una porción del ayer por más mínima que sea. Lo demostró rescatando del olvido a Wanda Jackson, una leyenda del rockabilly que juntaba tierra en los escaparates de la memoria. Hizo lo mismo produciéndole un disco a Loretta Lynn, cantante de los 60’s que se había olvidado de la música y escribía libros de cocina. Y lo vuelve a hacer en Blunderbuss: hay ritmos honky tonk sobre charcos de whisky (Hypocritical Kiss, Hip Poor Boy), raptos de rock and roll (en una buena versión de I’m Shakin’, el clásico de los 50´s que popularizó Little John Willie) y blues en cada nota (Trash Tongue Talker, Weep Themselves to Sleep).

Jack White se parodia a sí mismo y al final queda el sabor agridulce de un disco que, lejos de ser malo, tiene todo para ser mejor. Pero ya sea por un eclecticismo extremo o el grupo que lo acompaña (una backing band de sesionistas fuera de contexto) se queda a mitad de camino.

-

DEGUSTACIÓN

I´M SHAKIN’

-

Sin comentarios

En La Mira

Newsletter



Comparte con tus amigos










Enviar
Comparte con tus amigos










Enviar
Comparte con tus amigos










Enviar
Comparte con tus amigos










Enviar
Comparte con tus amigos










Enviar
Comparte con tus amigos










Enviar
Comparte con tus amigos










Enviar
Comparte con tus amigos










Enviar